¿Gorgas Negras o verdes? Barrancos en Guara

Flotando entre gorgas

Flotando entre gorgas

Cuando vienes a la Sierra de Guara con la intención de hacer barranquismo con cierta motivación, un barranco indispensable es el Gorgas Negras. Esto es porque, dentro de la zona de Rodellar, es el más exigente a nivel físico por la longitud y sus frías aguas regadas de múltiples surgencias además de contar  con ciertas complejidades técnicas.

Dicho esto no íbamos a dejar a pasar la oportunidad de descenderlo y más aún en estos momentos que los ríos van bien cargados de agua fresca y limpia.

Los tiempos dictados por las diferentes guías comprenden unas 3 horas de aproximación, 5 para descender Gorgas, 3 horas más para descender Barrasil y media hora para volver del puente a Rodellar, lo que hacía un cómputo de más de 11 horas. La experiencia nos decía que esos tiempos fácilmente los recortaríamos en un par de horas pero aún necesitaríamos más de 9.

Destrepe-tobogán

Destrepe-tobogán

Con esto en mente, programamos la actividad para el pasado martes 28 de Mayo pero el día amaneció lluvioso por lo que esperamos tranquilamente a que amainara un poco. Y así esperamos hasta pasado el mediodía por lo que vimos que iríamos un poco ajustados de tiempo puesto en caso de retraso, estaríamos de vuelta con la caída de la noche. Por ello, pospusimos la actividad para el día siguiente que, según los partes meteorológicos, sería frío pero soleado.

Este retraso valió para que se uniera un tercer compañero a la actividad con quien nos reunimos por la mañana; mañana fea donde las hubiera con temperaturas mínimas de 4 grados y avisos de fuertes rachas de viento, lo que colocaba la sensación térmica en… “frío calaveríco”. Pero como ya estábamos reunidos, había que tirar para adelante.

Aproximación a Nasarre

Aproximación a Nasarre

Tras subir el barranco de Andrebot y visitar la Losa Mora, en escasa hora y media estábamos a cubierto en la pequeña pero bella (además de bien conservada) ermita de Nasarre. Tengo que admitir que llegué con frío hipotérmico y los brazos adormecidos a pesar del buen ritmo de la marcha por lo que empecé a dudar incluso de si estaba preparado para la actividad que teníamos entre manos ya que si algo había escuchado previamente a la partida era lo fría que estaba el agua.

Mientras ingeríamos cuantiosas cantidades de calorías en forma de pan, queso, chorizo, salchichón, chocolate y frutos secos para entrar en calor y nos abrigábamos metiéndonos en los neoprenos y las chaquetas de agua, los compañeros también admitían el frío y las dudas al tiempo que nos motivábamos con la idea de entrar en calor con la bajada al barranco.

Entrada a Gorgas Negras

Entrada a Gorgas Negras

Y así, con paso acelerado que llegamos calentitos a la entrada donde la buena manga de agua que llevaba y el precioso y límpido color verde esmeralda nos recompensaban el sufrimiento pasado.

Divertido solo no sirve como adjetivo para expresar la sensación de bajar por ese caudal tan alegre por el que nos dejábamos llevar. Esa sección de gorgas que puede resultar fatigosa pues tienes que sacar tu cuerpo (más petate y material) una vez y otra y otra era sencillamente fácil pues era el agua quien hacía todo el trabajo duro.

Hasta que llegamos al primer rapel que tuvimos que montar pues el salto tenía cierto peligro por la misma razón: el exceso de agua te podía escupir en el momento más delicado. El rápel no fue un problema pero el pararse algunos minutos nos devolvió a la realidad del día que habíamos escogido y el frío se hizo notar.

Progresión al inicio

Progresión al inicio

Recuperamos nuestro alegre ritmo para combatir las bajas temperaturas tanto del agua como del aire y seguimos disfrutando como enanos. Saltos desde diferentes alturas hasta los 12 metros, toboganes, destrepes, se alternaban con las largas badinas, señas de identidad de este descenso.

Tras tres horas, terminamos el Gorgas y nos detuvimos a comer para compensar la pérdida de calorías. El problema llegó después cuando todo el riego se fue a la barriga y el frío se hizo notar nuevamente por lo que el descenso del Barrasil comenzó evitando el agua en lo posible hasta que la motivación compensó la balanza y nos dedicamos a disfrutar de sus aguas vivas.

Ermita de Nasarre

Ermita de Nasarre

Y tomamos la decisión, acertada, de, en remontar el Petit Mascún en lugar de llegar hasta el puente con lo que nos ahorramos un buen trecho de badina, otro de pateo y otro de subida hasta Rodellar. En su lugar, disfrutamos del contraste de temperatura del Mascún (mucho más elevada) y concluimos el descenso del Barrasil hasta el Refugio Kalandraka en dos horas.

La ducha caliente y la copiosa cena estaban más que merecidas.

Anuncios
Categorías: aventura, barranquismo | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: