Norte del Mulhacén en solitario

Esta actividad se desarrolló en Mayo del 2010, el fin de semana anterior a los exámenes del Técnico de Montaña que realicé en Sierra Nevada.
Aunque llevaba toda la semana de prácticas por la nieve, al llegar el fin de semana seguía teniendo ganas de realizar alguna actividad interesante y me enteré que venía gente de mi club de montaña desde Sevilla para hacer el Mulha, algunos por la norte y otros por la normal.
El sábado me levante tranquilamente a las nueve de la mañana y salí de mi casa cargadito con mi mochila y Nuit, por supuesto, con sus alforjas. Despacito pero sin parar fuimos subiendo y encontrándonos a gente por el camino, el primero; a mi profe de “Deporte para Discapacitados” del T.D.1, quien tuvo un accidente en la norte del Eiger y fue el primer rescatado de la pared con helicóptero de la historia. Ahora, amputadas ambas piernas por debajo de la rodilla y usando prótesis está como un tacón de fuerte (fue campeón paraolímpico en varias disciplinas) y así bajaba del veleta con sus muletas a un ritmo que envidiaba. A gente del club en su camino hacia la Caldera, a otro chaval del club que, mientras entrenaba con su compañero, se paró para ayudar a bajar a un accidentado que, al caerse, se lastimó seriamente la rodilla y tuvo que ser evacuado en helicóptero, y muchos montañeros más, expertos y principiantes.
Acompañado de mi fiel compañero cuadrúpedo, seguí avanzando hasta que me encontré con otros tres hombres del club cuyo ritmo era “bastante” tranquilo. Lo curioso es que a uno de ellos  (al único que conocía de los tres) lo conocí en el Toubkal y compartimos un rato de la subida tratando de motivar a su compañera quien para ser la primera vez que pisaba la nieve en serio, se comportó como una “titana”. Así pues, relajé mi ritmo y compartí el final de la aproximación hasta el refugio en compañía.
Allí encontré a los cuatro miembros que pensaban subir por la norte aunque no se ponían de acuerdo en el plan. La cosa no me olía del todo bien por eso de no tenerlo claro y, como ya aprendí en su día, “si dudas de tu poder, le das poder a tus dudas”. Finalmente quedamos en darle el “pegue” y levantarnos a las 5:30.
Sonó el despertador. Me levanté ansioso y motivado pero uno de los compis comenta: ” no te levantes que no he dormido nada y no me apetece”.
En ese momento me quedé un poco sorprendido y pensé: “on n’est pas ici pour enfiler des perles ” , es decir, no estamos aquí para hacer collares, por lo que me levanté y desayuné mientras 14 personas dormían y yo meditaba: ¿qué hago? Quiero hacer la norte pero ¿solo? ¿Y si me doy un paseo? ¿Me vuelvo mi casa, llego temprano y descanso?
Entonces se levanta la primera de las otras tres cordadas que iban a hacer la pared. Me preguntan si me han dejado tirados mis compis pero no me invitan a unirme a ellos. Salen para la norte y yo me pongo en movimiento pero en lugar de seguirles a la base, subo por ” juego de bolos ” , el pico que está enfrente de la norte para poder verla completamente.
Me siento a contemplarla. ¡Qué pared! Se ve fácil: 500 m de corredores, hay poco hielo y se puede evitar…
Vamos al tema, bajo a la laguna de la mosca  y comienzo a subir, me pongo el arnés y me ato el piolet de tracción, en la otra mano, uno clásico. Empiezo a subir, la nieve esta de arte porque en montaña a quien madruga dios le ayuda y al poco de subir de manera más directa adelanto a los dos chavales que he comentado. Pa’rriba, metros y metros clavando los piolos y solo las puntas frontales de los crampones pero que calidad, que belleza. Pa’rriba, hago algunas fotos con el móvil y pa’rriba…
La soledad, el blanco, la montaña y yo pa’rriba. Pasada la mitad de la pared hay una cascada de hielo de unos siete metros, me acerco, pico en hielo, hielo plástico de calidad, cuidado “bisho” que no hay cuerda y un error puede… Mejor no pensarlo, pa’rriba!
El hielo cada vez es peor, cuidado, escala fino, tranquilo pero pa’rriba. Y se acabó el hielo; esto está hecho.
Seguimos (me refiero a seguimos yo y mi subconsciente, en continuo diálogo) otros 150 metros más y casi llegamos al final, al pie de la banda rocosa que se convierte en cima.
Qué hacemos? Lo normal es salir por la derecha o por la izquierda pero ahí está la directa: un tramo de mixto de unos 15 metros. No será más de cuarto o 4+; vamos a por ello.
La placa se empina mucho. ¡Qué verticalidad! ¡Qué belleza! ¡Más de 400m de patio bajo las puntas de los crampones!
Comenzamos el mixto, piolet tracción, puntas, sube pies, usa las manos (al llevar guantes finos se congelaban y se quedaban pegados a la roca lo cual daba mucha adherencia), esto da miedo, como me caiga… No pienses, pa’rriba, sube pies, empotra manos, hay hielo, clava el piolo, si, si, SI: estoy solo en la cima, el día es precioso, el sol brilla, yo grito, estoy feliz.
El día es precioso pero la montaña no termina hasta que se llega al bar y se comenta la jugada con un refresquito por lo que tras 3 minutillos mirando alrededor me doy cuenta de que he perdido las gafas de sol pero: ¿Cuando? Pues será 5oo metros más abajo cuando me puse el casco.
Pues venga, pa’bajo hasta el collado y otros 250 metros más pa’bajo hasta la laguna de la mosca donde empecé la escalada.
Pa’bajo, pa’bajo. Llego a mi huella bien abajo y comienzo de nuevo a subir la pala donde me puse el casco y el arnés. No encuentro las gafas. Bueno, por  lo menos lo he intentado. Tengo hambre, son las 10 de la mañana y veo a 5 personas empezando la pared. Yo he tardado 1:40 min en hacerla pero iba bastante rápido. Me da mal rollo por esos que empiezan, los corredores de nieve se empiezan bien pronto o si no, mejor no se empiezan. Vamos a la caldera a desayunar e hidratarme: pa’arriba, pa’arriba.
Nuit me recibe muy contento tomando el sol sobre el tejado del refugio. Desayuno, hidrato, fundo nieve para el camino y nos piramos.
Pa’rriba, pa’rriba, pa’lante…
En tres horas y media estoy en el albergue universitario. Son las tres de la tarde, buena hora y estoy tomando cervecitas al sol: así si, bien está lo que bien acaba.
Anuncios
Categorías: alpinismo, escalada, montañismo | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: